Visitas: 233

Broche de Oro al Primer Congreso Internacional Agustín Penón

Gracias a la Embajada de España en Costa Rica pudimos viajar el pasado 25 de junio hasta San José, la ciudad en la que nació Agustín Penón.

Teníamos previsto dos actos muy importantes. El primero de ellos, el 26, era la visita, impresionante, a la tumba de Agustín Penón a la que llevaríamos un ramo de hojas de olivo que nos envió el Ayuntamiento de Víznar y nos acompañarían familiares de Agustín Penón, encabezados por sus sobrinos Agustín, Margarita y Eugenio. Maruja no pudo venir desde Canadá y vino su hijo Patrick. 

También leímos algunos escritos de “Amigos” dirigidos a Agustín 

Intervención del Cónsul español, Juan Sáinz

Intervención de Juan Carlos García de Polavieja (Amigos de Agustín Penón y Marta Osorio)

Intervención de Agustín Penón Góngora

Las palabras de Agustín Penón Góngora:

Señor cónsul de España, don Juan Sáinz,

Señor don Juan Carlos García de Polavieja

Amigos

Tío Agustín,

Era una persona muy especial, algo bohemio, sumamente culto, detallista y de buen vivir. Pluralista, multicultural, compartía igualdad, solidaridad y equidad. 

Contaba mi Papá que mi Abuelo solía tomar un pequeño vaso de whisky con una yema de huevo cuando se sentía cansado. Una vez, Agustín de niño le pregunto ¿qué era?, a lo que mi abuelo le contestó: “es medicina”. Curioso, le pidió probar un poquito, ¡solo un sorbo dijo mi abuelo!, procedió a ponerle el pequeño vaso por un segundo en sus labios y Agustín exclamó ¡qué raro me ha pasado una cosa rara por la garganta!, ¡mi abuelo miro el pequeño vaso y ya no tenía yema!Tal vez esta anécdota es un reflejo de la inagotable sed de curiosidad que lo llevó a dedicar gran parte de su vida a resolver el gran misterio de la muerte de García Lorca.

La lectura, desde muy joven, lo llevó a García Lorca y enamorado de su poesía sintió una gran atracción por la personalidad del Poeta. Impresionado, y con su espíritu investigador viajó a Granada, España, donde se dedicó por varios años a indagar sobre la vida y muerte del Poeta. 

Agustín era perfeccionista en todo lo que hacía. Creo que era tan perfeccionista que por eso nunca terminó de escribir el libro que inició sobre su investigación.

De joven emigró a los Estados Unidos en busca del espacio social que no le ofrecía Costa Rica en esos años.  Venía poco a Costa Rica por lo que realmente no llegué a conocerlo tanto como me hubiese gustado.

Al llegar a Estados Unidos, Tío Agustín se estableció en Nueva York, en Greenwich Village. Ahí alquiló un apartamento y se enlistó como emigrante voluntario en las Fuerzas Armadas de ese país. Una vez cumplido el servicio militar obtuvo la residencia americana y se quedó en su apartamento donde se dedicó a la lectura e investigación. 

Trabajó como traductor y en su tiempo libre disfrutaba cocinar y preparar exquisitos cócteles. Le gustaba departir con sus amigos con una buena botella de whisky y cuando visitaba Costa Rica, se divertía preparando para la familia los cócteles exóticos que había saboreado en Nueva York.

Hoy aquí en este lugar donde yacen sus restos no puedo dejar de reflexionar que Tío Agustín, vivió la intolerancia, los prejuicios y la incomprensión de la sociedad. Quizás por eso y por su extraordinaria sensibilidad, dedicó la mayor parte de su existencia a la valiente búsqueda de la verdad sobre la vida y la muerte de García Lorca, en aquella España polarizada por la guerra Civil. 

Hoy vivimos en un mundo también polarizado, donde las noticias falsas y la desinformación nos dividen cada día más y donde la búsqueda de la verdad se vuelve cada vez más compleja. Aquí como familia, al recordar a Tío Agustín y a nuestros ancestros, hacemos votos para que las familias mantengamos el amor, el respeto, la tolerancia, la armonía y la paz. 

Deseo expresar, a nombre de la Familia Penón, nuestro agradecimiento imperecedero a muchísimas personas que a través de los años han contribuido en dar a conocer y otorgar, el debido reconocimiento a nuestro tío Agustín por la investigación que realizara.

Mencionaré aquí tan solo algunos nombres que con el pasar de los años hemos ido conociendo:

Marta Osorio, quien durante catorce años recopiló los papeles relacionados con la investigación de nuestro tío y finalmente publicó el libro Miedo, Olvido y Fantasía”, crónica de la investigación de Agustín Penón sobre Federico García Lorca

Isabel Reverte, Victoria Martínez y Manolo Guerra por la realización del documental “La Maleta de Penón”.

Enrique Bonet por “La Araña del Olvido”.

María Bonilla, compatriota que escribe “Hechos de Guerra” inspirada en el libro de Marta Osorio.

A la Embajada de España en Costa Rica y al Señor cónsul Juan Sáinz Herrero, por auspiciar la venida de Juan Carlos García a Costa Rica.

Y por supuesto a vos Juan Carlos que con tanta pasión te has interesado en la vida de Tío Agustín y has logrado este Primer Congreso Internacional Agustín Penón para celebrar el centenario de su nacimiento y cuya visita a nuestro país clausura dicho congreso.

Por supuesto al grupo de amigos de Agustín Penón y Marta Osorio, a todos, nuestro cariñoso saludo.

Termino citando del poema La Soleá: 

“Se dejó el balcón abierto

y el alba por el balcón 

desembocó todo el cielo”. 

Margarita Penón, Juan Sáinz, Eugenio Penón, Juan Carlos García de Polavieja, Patrick Cotter Penón, Agustín Penón y su esposa, Kuqui. Sobrinas nietas de Agustín Penón.

Ramo de hojas de olivo que nos envió al Ayuntamiento de Víznar para depositarlo en la tumba de Agustín.